Blockchain (o cadena de bloques por su traducción), se refiere a una enorme base de datos o un libro mayor en el que se registran acontecimientos digitales y está “distribuido” o compartido entre muchas partes diferentes. 

La cadena de bloques, solo puede ser actualizada a partir del consenso de la mayoría de participantes del sistema y, una vez introducida, la información nunca puede ser borrada.

Pero no existe una única blockchain. Hay muchas cadenas de bloques. Tantas como queramos. Pueden estar interconectadas entre sí. Y pueden usarse para muchas cosas distintas. Para cualquier transacción, en realidad ya que la información viaja encriptada, gracias a lo cual puede distribuirse sin que se revele su contenido.

El primer uso que se le ha dado al blockchain ha sido en el sector financiero, y la banca ha sido el primer ejemplo de una actividad que, según parece, puede ser desintermediada, al menos en parte. Sin embargo, mientras exista la necesidad de realizar transferencias de valor entre dos o más partes en un entorno de desconfianza y medios inseguros, el blockchain tendrá cabida, pues promete transacciones seguras entre personas en todo el mundo sin necesidad de intermediarios. Algunos ejemplos de los ámbitos en los que puede aplicarse son: elecciones, seguros, telecomunicaciones, energía, medios de comunicación, asociaciones…

Las hay de dos tipos: públicas y privadas (bueno, en realidad también las hay híbridas). Las públicas son, por ejemplo, sobre las que trabajan bitcoin (que fue la primera blockchain que hubo) o ethereum. Aquí puede entrar quien quiera. En las privadas solo pueden entrar quienes digan los propietarios. Y tienen usos concretos.

Algunas fuentes consultadas:
https://retina.elpais.com/retina/2017/07/13/tendencias/1499945987_724507.html
https://academy.bit2me.com/que-es-cadena-de-bloques-blockchain/

¿Encontró su respuesta?