Un proyecto de deuda es cuando un inversionista actúa como "prestamista" para la empresa dueña del desarrollo o la empresa que realice la construcción. 

Estos proyectos son los que cuentan con el riesgo más bajo, puesto que tu inversión está respaldada por una garantía real hipotecaria de 2 a 1, quiere decir que el desarrollador debe dejar a Expansive una garantía hipotecaria con un valor del doble que el monto que está solicitando. 

En los proyectos de deuda se entrega un pagaré emitido por el desarrollador a nombre del inversionista y se hace un contrato mercantil donde se especifican los rendimientos y demás condiciones.

Esta modalidad de inversión, tiene prioridad a la hora de hacer el retorno de intereses que por lo general va de los 6 a los 18 meses y una tasa de interés fija que ronda entre el 11 % o 15% anual.

Pros

  • Tiempo de espera más corto: Las inversiones de deuda suelen tener un período más corto en comparación con las inversiones de coinversión. Dependiendo de la naturaleza del acuerdo, el tiempo de espera puede durar entre seis y 18 meses. Eso es un plus para los inversionistas que no se sienten cómodos atándose a inversiones de largo plazo.
  • Menor riesgo: Debido a la forma en que están estructuradas las inversiones de deuda; los inversores toman menos riesgo. El préstamo está garantizado por la propiedad en donde se construye, que actúa como una póliza de seguro contra el reembolso del préstamo en caso de que la desarrolladora incumpla con sus obligaciones. 
  • Ingresos estables: Las inversiones en deuda son más previsibles en términos de cantidad y frecuencia de pagos. Si bien cada acuerdo es diferente, no es raro que los inversionistas reciban intereses entre el 12% y el 16% anual. Estos retornos se pagan típicamente sobre una base trimestral.

Contras

  • Retornos más bajos: (en algunas ocasiones) Al implicar menor riesgo los beneficios obtenidos están limitados por una tasa de interés fija. Los inversores tienen que tener claro si están dispuestos a sacrificar el potencial para obtener rendimientos más altos como las de la coinversión a cambio de una apuesta más segura.
¿Encontró su respuesta?