En términos financieros, se usa como medición de riesgo, la distribución de los cambios y la intensidad de los cambios en el precio de un activo en términos anuales.

¿Ha quedado contestada tu pregunta?