También conocida como equity, la co-inversión se refiere a una forma de invertir en la que participan 2 elementos que podrían ser: el gobierno y otra el sector privado o entre privados únicamente. Pero, esto no es todo, sigue leyendo...

La co-inversión permite a los inversores participar en los mismos instrumentos de inversión o mismos proyectos que sus promotores y beneficiarse de su éxito en rentabilidad y mínimo coste.

En otras palabras, el inversionista se vuelve "socio" de una parte del proyecto y consigue compartir tanto los riesgos como los beneficios o ganancias del mismo.

Por lo tanto, el perfil de este tipo de inversionista, suele ser de alguien con mucha más experiencia y con buena solidez económica.

Un ejemplo claro de co-inversión se da en la industria de inmuebles, es decir, un desarrollador busca a inversionistas que deseen financiar su proyecto inmobiliario. Si estos acceden, correrán los mismos riesgos que implica una obra de este tipo, pero a su vez, las ganancias podrían ser muy fructíferas.

Si quieres más detalles del ejemplo anterior, te recomendamos consultar: Qué me conviene, ¿deuda o co-inversión?

¿Encontró su respuesta?