Se trata de la diferencia que existe entre los ingresos y gastos que se tienen. Esta cantidad monetaria, suele ser un excedente y no se emplea para bienes de consumo, sino que se deja disponible para cubrir alguna emergencia o producir nuevos bienes de inversión.

¿Encontró su respuesta?